La abuela del geriátrico

No me acueste todavía Margarita que la noche se hace tan larga... Siéntese un rato conmigo, ¿puede? Hoy le dije a la enfermera que me dio la inyección de la mañana, si me podía peinar y perfumar porque estaba segura que me vendrían a ver, tenía como una intuición. Y a la una de la tarde ya estaba al ladito del jazmín, donde está la pajarera ¿vio? Pedí que me acomodaran la silla de ruedas ahí porque se ve la entrada y porque algunos, de aburridos nomás, se vienen a ver los pájaros y yo aprovecho para darles charla.
Los que llegaron temprano, como siempre, fueron los familiares de Julio, esos que no saludan a nadie y se retiran temprano; para mí que se van al fútbol. ¿Sabe a quién vinieron a ver también? A doña Matilde, la que nunca sacan al patio. Si, créalo; pero escuché que venían con un escribano para que ella firme algo; cosas de abogados ¿vio? A las cinco menos cinco llegaron las nietas de Josefina que son un amor, siempre me dan caramelos; nunca puedo comerlos porque son de leche y se me pegan en la dentadura, pero yo no les digo nada, pobrecitas, qué les voy a decir...
A las cinco y media vinieron a ver a ese nuevo de la habitación del fondo que creo que es ruso o ucraniano. Todos los familiares son blancos y de cara redonda, pero es muy buena gente, tendría que haber visto como nos saludaron a todos.
Unos minutos antes de las seis la enfermera bajita, la nueva…ya me quería entrar, pero yo le dije que me dejara un poquito más, por las dudas ¿vio?
Pero me falló la intuición... ¿sabe qué pasa? Todos mis hijos tienen tantas obligaciones, tantos compromisos, que por eso no habrán podido venir. Los cinco, mire, los cinco están tan ocupados, imagínese: los chicos, el club, la casa de fin de semana, el trabajo... Me extraña un poco de Laurita que vive a cuatro cuadras y de Cesar que hace ya como tres meses que no viene. Cesar... no sabe lo que es Cesar... cariñoso como no hay dos, vea. Y bueno, es la vida...
Ahora que estoy pensando... seguramente todo este lío de los bancos, el corralito y los líos de la economía también les complica las cosas ¿no? Yo escuché en el televisor que eso afecta a todos... Bueno... a mi no... ahora que pienso...
Ahora sí, acuésteme Margarita.
Y bueno, habrá que esperar... porque yo sé que en la semana es muy difícil, pero a lo mejor, quien le dice, que el domingo que viene...me vienen a ver.

2 comentarios:

Silvia Macario dijo...

Qué triste realidad! Tan descartables podemos llegar a ser los seres humanos? Cuando leí El País de las Sombras Largas quedé aterrada ante la costumbre de los esquimales de abandonar a sus ancianos en el hielo. Pero en el hielo la agonía es corta.
Muy bueno Horacio.

Julio Dan dijo...

el tema pasa porque hay dos cosas con los ancianos. una...son bastante culpables de la situacion de que los cinco esten ocupados, eso no nacio hoy, viene de toda la vida, la tipica que los rios van hacia el mar, esos padres son los padres que, justifican todo, por solo el caracter o titulo de hijo, entonces, el nene es asi porque es diveritdo por eso mepatea la puerta, la casa la pongo en nombre de ellos para que no hagan susecion, quiero que mis hijos no pasen lo que "yo" pase, o sea. como esperan que al final del camino el agua se de vuelta y empiece a correr en sentido inverso?

lamentablemente no soy pro geriatrico. y puedo dar fe que es asi. pero hay un momento en la vida de las personas en que, los abuelos se empiezan a dejar, y a negarse a todo, y el o los familares pueden ayudarlos pero siempre con la colaboracion. porque muchos ancianos post geriatrico, maltratan al hijo o a la hija que los cuida. porque ojo que llega el hijo preferido, y a ese le dice que esta todo ok ahora, se va el preferido, y esto esta muy frio, aquello muy caliente, no se para que se vive, el ventilador da poco, ahora da mucho. mejor me acuesto, mejor me levanto, el televisor es una porquria, nohay nada, no se para que vivir, me cayo mal la comida, traeme tal remedio. ahora no me lo des porque ya me paso, pero traelo por si me vuelve a agarrar. y en todo eso, el que se hace cargo tiene dos maltratos, una ver como su familiar querido va deteriorandose en el teimpo, y el otro el maltrato de la psiquis del anciano... es MUY dificil lidiar con abuelos muy... aun asi creo que la mejor opcion es que esten en familia en su casa... pero hay que dar vuelta el rio de chico a los hijos y mostrarles que la vida es una avenida y no una carretera direccionada a la sucesion.
lindo post. saludos